Cocineros del Iberá, vendieron más de 3 mil platos típicos en envases ecologicos en la FNCH 2024

0

 

En un mundo globalizado donde la homogeneización de los valores occidentales y la hipercomunicación pone en riesgo la identidad cultural de los pueblos, en la provincia de Corrientes con cada edición de la Fiesta del Chamamé, se advierte un proceso inverso que consolida sus rasgos culturales, sus tradiciones e idiosincrasia.

Y no es solo por la ponderación de los aspectos musicales, artísticos u organizativos de la fiesta, sino también por el desarrollo de la gastronomía, que como actividad de emprendedores se ha ganado su propio espacio en el contexto un evento superlativo que se reinventa así mismo, y que este año debutó con la utilización de empaques ecológicos, biodegradables y compostables.

Parece mentira, pero para muchos espectadores la alegría se completa cuando los acordes litoraleños tocan la fibra intima del ser, acompañados por el vino que libera al hombre porque es sangre popular, y los platos típicos de la comida tradicional, que llenan la panza y ponen el corazón contento.

En el marco de la 33ª Fiesta Nacional del Chamamé que se desarrolló en Corrientes, y el 19° Festival Nacional del Auténtico Chamamé Tradicional de Mburucuyá en 2024, se vendieron más de 3000 platos calientes de Mbaypí entre la concurrencia, un dato no menor en el mundo globalizado y edulcorado del hot dog, los snacks, o las hamburguesas.

Pero esta comida de origen guaranítico tan característica de la región, no fue la única que amenizó las veladas chamameceras. Los “Cocineros del Iberá” que trabajan en red en 8 localidades que sirven de acceso al gran humedal, fueron los encargados de poner una batería de platos típicos y tradicionales a disposición de los comensales que tuvieron la suerte de degustar las distintas delicatessen.

En la cartilla de menú se ofrecieron al público conos de mandioca, batatas fritas y Torrejitas de cebollita de verdeo; platos de: Sándwich de Marinera; Mbeyú con huevos, ensalada de rúcula, tomates y aceite de verdeo; Chipa Guazú, Anguyá; Mabaypí; Empanadas de carne vacuna y de Búfalo; Sándwich de Chicharrón trenzado con pan casero y Sándwich de Matambre con pan casero.

COMIDA TRADICIONAL Y EMPAQUES ECOLÓGICOS

Por si esto fuera poco, Gisela Medina, coordinadora de la Red de Cocineros del Iberá destacó que desde sus inicios “tratamos de reemplazar la bandejita y los cubiertos de plástico”. La participación en distintas ferias les aportó el conocimiento y el contacto para acceder a proveedores de empaques ecológicos para sus platos. Es así que este año debutaron oficialmente en la Fiesta del Chamamé con envases ecológicos y cubiertos de madera.

La empresa argentina Biopackaging, altamente comprometida con el ambiente y con experiencia en el rubro gastronómico, fue seleccionada como proveedora de los “Cocineros del Iberá”, con artículos descartables para gastronomía 100% biodegradable y compostables y con la correspondiente certificación del Instituto Nacional de Alimentos, SENASA y otros organismos internacionales.

“El espíritu de la Red es reemplazar plásticos, algo que cuesta mucho porque todos los insumos vienen envasados en plástico. No deja de ser una preocupación la cantidad de desechos plásticos que se generan en cada evento o feria de gastronomía en la que participamos”, remarcó Gisela.

Una cuestión no menos importante para para el gran compromiso con el cuidado del ambiente que tienen los “Cocineros del Iberá”, integrantes de la primera red consolidada formalmente de cocineros populares en la Argentina, que se desempeñan en 8 localidades que sirven de portales de acceso al Gran Parque Iberá, el área protegida más grande de la Argentina.

Los 80 miembros de la red de “Cocineros del Ibera” provienen de las localidades de Chavarría, Saladas, Ituzaingó, San Miguel, Loreto, Concepción, Caa Catí, Mburucuyá, Colonia Carlos Pellegrini, e Isla Apipé. Como entidad cuentan con el apoyo del Comité Iberá, un ente mixto integrado por el Ministerio de Turismo y Ministerio de Cultura de la Provincia de Corrientes, la Universidad Nacional del Nordeste, la Fundación Yetapá y la Fundación Rewilding Argentina.

Deja un comentario